Al rediseñar su página web es imprescindible hacer un Redirect 301. Es decir, indicarle a Google cuál es el url nuevo correspondiente al url que tenia anteriormente para cada una de las páginas de tu sitio web. Si no lo hacs perderá visitas de forma importante las cuales se pueden tardar hasta 6 meses para recuperar.

Considere lo siguiente:

  • Normalmente un promedio de 70% de las visitas a un sitio web provienen de buscadores.
  • Google mantiene almacenados durante un periodo los links (URL’s) de la página anterior.
  • La antigüedad de los URL’s anteriores le da prioridad sobre los nuevos en la ubicación de los resultados de una búsqueda (SERP).
  • Así que cuando alguien haga una búsqueda y la nueva página haya sido recién publicada, lo más probable es que en los resultados aparezca el URL de la página anterior (el cual ya no existe), antes que el nuevo. Esto resulta en visitas perdidas y una mala imagen de nuestra web.
  • Adicionalmente, es probable que haya links externos (enlaces que llevan de una página web de terceros a la nuestra) con la URL descontinuada. Esto no sólo reduce las visitas si no que tiene un impacto negativo en el Page Rank de Google que afecta el posicionamiento en buscadores o SEO.

En conclusión, la página que vamos a descontinuar ha generado un “capital de información” que no podemos desechar. Por lo tanto, es importante trasladar este “capital” a la nueva página. De lo contrario nos arriesgamos a perder entre 40 y 60% de las visitas, y nos tardaríamos casi un año en recuperarlas.

Para no perder este “capital de información”, existe una metodología, técnicamente conocida como Redirect 301, que permite redireccionar las URL’s anteriores a las nuevas. De esta manera podremos capitalizar ese histórico de nuestra página web en los buscadores, y evitar perder visitas que vienen de otras páginas web hacia la nuestra.